Customer Centric ProcessesFinanzas
App ahorro energético
21 noviembre, 2014

¿Y si usáramos la gamificación para reducir costes?

Habitualmente, se habla de la gamificación como un método para aumentar el engagement, es decir, el compromiso con una marca, producto o servicio. Sin embargo, los usos de la gamificación son variados y esta técnica puede aplicarse para la consecución de objetivos en muy distintas áreas. De hecho, aunque una de las aplicaciones más frecuentes es también el engagement a nivel interno, muy útil para los departamentos de recursos humanos, algunas organizaciones, públicas y privadas, ya lo están utilizando con otros objetivos como el ahorro de costes.

En estados norteamericanos como Massachussets, y ciudades como Rhode Island o Nueva York, se han lanzado recientemente aplicaciones móviles (apps), webs y servicios orientados al ahorro energético, según CIO, publicación especializada en tecnología. La administración pública ha contado con la colaboración de las empresas suministradoras de energía y sus partner tecnológicos para lanzar apps móviles que ayuden al ciudadano, no sólo a calcular su gasto energético, sino a optimizarlo, consiguiendo así importantes ahorros para su bolsillo y el del erario público, además de contribuir a la conservación del planeta.

Las apps desarrolladas permiten al usuario comparar su factura de consumo energético y le retan a reducirlo. A cambio, el usuario obtiene puntos canjeables en una serie de establecimientos comerciales que colaboran también con la campaña de ahorro energético, cerrándose así el círculo de beneficios para toda la comunidad. Tras seguir los consejos de la web e introducir sus datos en la app tecnológica para realizar un seguimiento del gasto, una familia podrá obtener puntos que podrá gastar online en páginas como Amazon, o presencialmente en cadenas de restauración como Starbucks.

A tenor de los datos disponibles, la gamificación no es una moda pasajera y ha llegado para quedarse. Además de sus distintas aplicaciones, el gasto previsto en esta área hace pensar que es un método que perdurará: sólo en el sector público, a nivel global, IDC Energy Insights calcula que se podrían haber gastado del orden de 13,5 millones de dólares en herramientas de gamificación en 2014, y si sigue la tendencia actual se podrían alcanzar los 65 millones de dólares en 2016.

Obviamente, no es difícil imaginar cómo pueden encajar este tipo de aplicaciones en entornos como el empresarial, en el sentido de ayudar al ahorro energético en oficinas, plantas de producción, almacenes, puntos de venta, etc. Al igual que la gamificación en sí misma, sus posibilidades de aplicación  al ahorro energético sobrepasa, hoy por hoy, nuestra imaginación. Al menos, el primer paso, es decir, ser conscientes de su potencial, ya está dado. Sólo queda hacerlo realidad.

Sobre el autor

Prodware Marketing

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Finanzas
 
El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto 596/2016 de 2 de diciembre de 2016 , que contempla una...
 
Los cambios en la legislación contable, los procesos de internacionalización o...
 
El rol del director de finanzas o CFO ha vivido una...
 
La aplicación de nuevas herramientas digitales a los servicios de las...
 
La gestión de cobros es clave para la salud financiera de...
 
En los últimos años ha evolucionado la postura de las empresas...