Business Managers
modelos de cloud computing
9 junio, 2016

Escoge el tipo de cloud computing que mejor encaja en tu negocio

PaaS, IaaS o SaaS. En este baile de siglas a veces resulta complejo distinguir las capacidades que aporta cada uno de los modelos de computación en la nube. Aprende en qué consiste cada uno de ellos y cuál es el más apropiado para tu empresa.

En la actualidad, la nube se está imponiendo como una tendencia dentro de los sistemas de organización empresarial debido a que aporta importantes mejoras como una capacidad casi ilimitada de almacenaje. Además, se mantiene siempre actualizado y disponible para su uso al tiempo que aporta fiabilidad y seguridad.

Por otro lado, se trata de un entorno flexible que puede irse adaptando al tamaño y necesidades de la empresa. También mejora su accesibilidad al permitir a los empleados acceder a la información y trabajar de manera individual o en grupo desde cualquier lugar y con cualquier tipo de dispositivo (tableta, teléfono inteligente y ordenador).

Una vez que sabemos qué es la nube y cuáles son las ventajas para el negocio, el siguiente paso es decidir qué tipos de implementación es el más indicado según las necesidades de nuestra empresa: nube privada, aquella cuyos servidores y aplicaciones son de mi propiedad, pero están alojados en un centro de datos ajeno a mis instalaciones; nube pública, un servicio contratado con un proveedor, o nube híbrida.

Modelos de Cloud Computing

Por otra parte, existe un cierto acuerdo en establecer los siguientes tres modelos de cloud computing:

PaaS

Es decir, plataforma como servicio (Platform-as-a-Service, en inglés). Esto significa que nosotros mismos desarrollamos aplicaciones utilizando herramientas basadas en la web pero que se ejecutan en software y hardware que nos suministra otra compañía, como un servicio.

Por poner un ejemplo, nosotros desarrollamos una página web de comercio electrónico, pero todo el conjunto (carrito, pasarela de pago, etc.) está alojado en servidores remotos.

IaaS

En el caso de la infraestructura como servicio (Infrastructure-as-a-Service, en inglés), utilizamos el acceso a capacidad de computación en estado “bruto” a través de internet. Esta capacidad de computación puede ser servidores o almacenamiento.

En este modelo se paga según la utilización y suele denominarse “utility computing”. Microsoft Azure es un buen ejemplo ello. Se paga una cantidad tanto por la capacidad de almacenamiento (gigabyte) como por el tiempo de utilización de procesador de computación (Memoria, CPU).

SaaS

Por último, está el software como servicio (Software-as-a-Service,en inglés) . Aquí se utiliza una aplicación completa que se está ejecutando en unos servidores remotos (“en la nube”).

Las aplicaciones Office 365, Exchange online o CRM OL de Microsoft son buenos ejemplos. En este caso se paga una suscripción mensual por el servicio y por cada puesto.

Sobre el autor

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Business Managers
 
La progresiva internacionalización del tejido empresarial y la transformación en los...
 
La innovación tecnológica y el fuerte desarrollo del transporte y las...
 
En la actualidad, más del 60% de la población mundial posee...