Customer Centric ProcessesMarketing
email MK
12 noviembre, 2015

Por qué no ha muerto el email Marketing

Con el nacimiento de cada nueva tecnología se pone en tela de juicio el valor y vigencia de las anteriores, y el email marketing no podía ser menos. Con el surgimiento de las redes sociales, la mensajería instantánea y las aplicaciones móviles, algunos dudaron de la continuidad del email Marketing y otros, directamente, lo empezaron a dar por muerto.

Pero nada más lejos de la realidad: el email Marketing está vivo, y hasta podría decirse que muy vivo, si nos atenemos a algunas cifras:

  • se envían más de 200 millones de emails cada minuto (Domo),
  • en EE.UU. el 72% de los adultos prefieren el email como medio para ser contactados por las empresas (PrNewsWire),
  • y un 91% acepta recibir email marketing de parte de las empresas con las que opera habitualmente.

Por todo ello, no es extraño que el 73% de las compañías americanas consideren que el email marketing es clave para sus estrategias de promoción; no en vano, un 25% considera que esta vía es la que mayor retorno ofrece a sus inversiones en esta área.

Del mismo modo que en anteriores ocasiones, las innovaciones tecnológicas no han desplazado a todas las anteriores, sino que las complementan y potencian. De hecho, el email marketing tiene un encaje perfecto con otras vías de comunicación, tanto las nuevas -web,  redes sociales y mensajería-, como las tradicionales como llamada telefónica.

Tres razones que apoyan la permanencia del email marketing

Pero además de todas estas razones, el email marketing sobrevive por su valor intrínseco que lo distingue de otras vías para llegar al mercado potencial en la promoción y venta de productos y servicios. Dan Newman, experto en Marketing, destacaba, recientemente, tres razones sobre todas las demás:

  • Alcance. Pese a que otras vías, como las redes sociales, llevan años presumiendo de su capacidad para alcanzar a grandes cantidades de potenciales clientes, el email marketing sigue llevando ventaja en ese terreno. En primer lugar, porque funciona sobre bases de datos propias y segmentadas; en segundo lugar, porque los usuarios de esta base de datos ya han dado su consentimiento previo para recibir emails y por lo tanto tienen, supuestamente, interés en su contenido; y en tercer lugar, porque llega al panel del usuario (su correo electrónico), y no requiere de su proactividad.
  • Fidelización. Las nuevas tecnologías potenciarán aún más la adecuación del email marketing a la demanda, su personalización y ubicuidad: momento del envío, formato y contenido. Baste pensar en cómo pueden ayudar la información proveniente de wearables, y su combinación con la geolocalización, los dispositivos móviles, y las herramientas de análisis de datos para personalizar un email marketing.
  • Efectividad. En la medida en que lo anterior se cumpla, mejorará la efectividad del email marketing. Y lo hará porque será más adecuado a las necesidades de cada persona, momento y lugar. Esto lo hará, a su vez, más amigable. Promoverá un intercambio más humano y conversacional. Y a la postre, venderá.

Por todo ello, hay quien puede seguir pensando que el email marketing ha muerto. Sin duda, eso será de mucho provecho para quienes siguen augurándole una larga vida…

Sobre el autor

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Marketing
 
Conquistar a los clientes del sector retail en las redes sociales...
 
Optimizar la relación con los clientes aprovechando el potencial de las...
 
Con una vida cada vez más volcada en el mundo digital,...
 
En cada interacción con las marcas, el consumidor espera recibir una...
 
Los consumidores cada vez cruzan más de un canal de compra...