Business ManagersCustomer Centric Processes
la gamificación en la empresa
18 agosto, 2014

¿Por qué las marcas deben “aprender a jugar”?

A quien más o quien menos le sonará el famoso juego Angry Birds o el más reciente Candy Crush, ambos con gran número se usuarios y fieles en los dispositivos móviles. Pero no solo jugar en dispositivos móviles está de moda sino que también los videojuegos o los juegos de ordenador siguen manteniendo un número importante de seguidores, en concreto, mil millones de personas se pasan al menos una hora al día jugando a este tipo de juegos.

El auge de internet y la nueva era digital en la que nos encontramos tienen mucho que ver en ello, al igual que ha dado lugar al nacimiento de MMOGs, siglas en inglés que aluden a aquellos juego online que son multijugadores lo que favorece la colaboración, la socialización y la competitividad.

Estos tres conceptos están cada vez más presentes en las marcas con el surgimiento y posterior boom de las redes sociales, o de soluciones y servicios de colaboración como Lync o la red social coporativa, Yammer. Los seres humanos hoy buscan alcanzar diversos retos, aprender cosas nuevas o poner en práctica sus habilidades y conocimientos. Esto es ahora con los que tienen que lidiar las empresas y que afectará en gran medida a la decisión de los consumidores y al engagement en fases posteriores.

Volviendo al juego, el objetivo de este es, sin duda, el compromiso del jugador. El fenómeno de “jugar” ha dado a lugar al término Gamificación o la aplicación de la mecánica de juego para fomentar la participación de los consumidores o empleados y el compromiso. ¿A cambio? Los “jugadores” reciben incentivos y recompensas de diversa naturaleza dependiendo del área, sector o empresa en la que se ponga en marcha este concepto como pueden ser los medios de comunicación, empresas de tecnología o o de retail.

Pero además de fomentar la participación y el engagement de los consumidores o empleados, la Gamificación también fomenta la lealtad. Ya son muchas empresas las que han apostado por este concepto y lo han aplicado a nivel interno como Microsoft o Samsung, pero para los que aún no han adoptado esta “cultura del juego” en el lugar de trabajo ¿cuál sería la fórmula para crear un ambiente divertido y lúdico a la vez que de trabajo? La respuesta es combinar perfectamente trabajo y juego y para ello citamos a continuación 5 reglas que se recogen en el libro Game Change de la agencia PHD:

 (1)  Debe haber un feedback constante y coherente. ¿Cuáles son los jugadores que lo hacen bien y qué pueden mejorar?

(2)  Debe haber un registro de logro. Después de todo, una vez que se ha ganado el premio o recompensa, los jugadores necesitan saber qué posición ocupan frente al resto.

(3)  Debe haber una recompensa implícita como de reputación o en la clasificación.

(4)  Los participantes deben sentir que son premiados también internamente como a través del reconocimiento de que son parte de una comunidad de jugadores.

(5)  Los participantes deben sentir como que han logrado una “victoria épica”. Épica en dos sentidos: en el sentido de que los participantes son parte de una comunidad enorme, muy comprometida; y épica en el sentido de que han firmado una búsqueda que para ellos tiene un significado emocional.

Es hora de empezar a pensar entorno a lo que estamos haciendo en nuestra organización o con nuestras marca/s para aprovechar y sacar ventaja de este fenómeno de la gamificación. Los beneficios vendrán de la mano de dos conceptos claves : engagement y loyalty, es decir, compromiso y lealtad. Algo que las las marcas necesitan no sólo de manera externa para poder aumentar el número de clientes sino también, a nivel interno, para crear embajadores de su marca entre los empleados.

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Business Managers
 
La carrera hacia la internacionalización suele plantear muchas dudas e incertidumbres...
 
Hoy en día, son muchas las organizaciones que aspiran a crear...
 
Existen muchos tipos de liderazgo: autocrático, participativo, comunicativo y motivador… No...
 
Los ritmos de innovación y desarrollo actuales exigen a las compañías...
 
La filosofía Do It Yourself, DIY o «hazlo tú mismo» traspasa...
 
En un mundo cada vez más abierto, muchas empresas deciden dar...