Business InsightsRRHH
Poniendo el Big Data al servicio de los Recursos Humanos
7 enero, 2015

Poniendo el Big Data al servicio de los Recursos Humanos

Desde que surgió el concepto de Big Data como conjunto de tecnologías y procesos para tratar y analizar enormes cantidades de datos, se han prodigado las predicciones sobre sus posibles aplicaciones en la empresa. En la mayoría de los casos se habla de las posibilidades que el Big Data ofrece de cara a potenciar el área Comercial y de Marketing. Sin duda, es para la que tiene mayor potencial. Pero, al igual que lo que sucede con la gamificación, no hay que desdeñar otras aplicaciones con la vista puesta al interior de la empresa, y no al exterior.

De este modo, se está valorando cada día más el Big Data como medio para gestionar y optimizar los Recursos Humanos, sobre todo en grandes compañías, en las que el voluminoso número de empleados genera cantidades ingentes de datos e información a las que no se da ningún uso productivo. A la hora de analizar las posibilidades de esta tecnología en el área de los Recursos Humanos, algunos expertos en el ramo, como Jaime Perera, recurren a la regla de las 5 uves, utilizada habitualmente para explicar las ventajas del Big Data: volumen, velocidad, valor, veracidad y variedad.

La primera característica, el volumen, es la más evidente, al dar forma al propio término de Big Data. La pregunta que debe hacerse una organización en ese sentido sería ¿estoy poniendo la información que tengo de mis Recursos Humanos al servicio de la productividad y un mayor valor en el trabajo? La respuesta, la mayoría de las veces, será negativa, en mayor o menor medida, pues no es todavía una prioridad ni se han explotado las posibilidades de esta tecnología en esta área. Sin embargo, recopilar, estructurar y analizar la información referente a nuestros recursos humanos podría ayudarnos a mejorar procesos de trabajo, optimizar otros recursos limitados como tiempo y espacio y tomar decisiones rápidas y acertadas en su gestión. De la misma forma, captar y organizar toda la información que nos llega a diario de nuevos candidatos puede sernos de gran utilidad a la hora de tomar decisiones en procesos de ampliación de plantilla o reorganización de la misma. Y sinceramente, pretender esto con las herramientas clásicas se aventura poco menos que quimérico…

Del mismo modo, a la hora de analizar y obtener conclusiones, con frecuencia se requerirá velocidad, ya que la toma de decisiones no puede dilatarse eternamente. ¿Sabemos qué hace y en qué estado está cada uno de nuestros profesionales? ¿Conocemos sus motivaciones, por ejemplo? ¿Lo podríamos saber ahora mismo si quisiéramos? No son preguntas baladíes, ya que en determinadas áreas, como la comercial, donde el factor motivacional y los incentivos son claves para la eficiencia, conviene saber en cada momento qué tecla pulsar, y con qué intensidad. En esa tarea, analizar pero también obtener información de forma rápida es fundamental.

En el fondo del análisis es también muy importante la cuestión del valor que nos ofrecen nuestros recursos humanos. Tratamos con personas, por lo tanto, en constante cambio y evolución. Saber en qué aporta más valor cada una de ellas es determinante a la hora de tomar algunas decisiones, frente a cambios organizacionales o en los procesos de trabajo. ¿Tenemos toda esa información? ¿Y la tenemos actualizada? Desde la evaluación del desempeño, hasta la prospección de nuevos talentos, son muchas las áreas en las que el Big Data puede ayudar a encontrar y definir el valor con el que contamos o podemos contar, en el caso de los candidatos.

Por otro lado, la multiplicidad de fuentes hace que una de las características del Big Data sea la variedad. Dar uniformidad a la información y sobre todo, darle sentido, no parece una tarea asumible con las herramientas tradicionales. En ese sentido, encontrar fórmulas para comprobar la información recibida, es decir, su veracidad, es una posibilidad mucho más cercana ahora, dada esa variedad de fuentes y el volumen de datos al que nos enfrentamos. Pero ¿cómo? De nuevo, las tecnologías desarrolladas alrededor del Big Data se configuran como herramientas imprescindibles en esa tarea. Y como bien saben quienes gestionan a diario los Recursos Humanos de una empresa, la veracidad, sobre todo en procesos como la selección, determina la diferencia entre el acierto y el error, es decir entre ganar o perder.

Claramente, el Big Data puede ser de gran utilidad en la gestión de los Recursos Humanos, pero hacerlo realidad requiere disponer de las tecnologías adecuadas, como el Business Intelligence, y optimizar su uso.

Sobre el autor

Prodware Marketing

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

RRHH
 
En la era de la información, gestionar las comunicaciones internas y...
 
El elearning se ha convertido en un modelo de formación esencial...
 
Cuando hablamos de cultura corporativa entran en juego tres elementos: misión,...
 
La definición de talento de acuerdo a la Real Academia Española...
 
Hablar de red social, es hablar de personas relacionándose y comunicándose....
 
En un post anterior comentamos las ventajas que suponían apostar por la...