Customer Centric ProcessesRetail
dropshipping
12 mayo, 2014

¿Podría afectar el dropshipping a la industria del Retail?

En los últimos años ha crecido una nueva tendencia en el comercio online: el dropshipping. Con ese nombre se conoce a un tipo de venta al por menor, a través de internet, en la que el minorista “no guarda los bienes en su inventario, pero en cambio pasa el pedido del cliente y los detalles de envío al mayorista, quien entonces despacha las mercancías directamente al cliente”, según la definición recogida por Wikipedia. La reflexión que todos nos hacemos inmediatamente al saber esto es: “sí, ¿pero dónde está el negocio? Al igual que sucede en la venta clásica, con distribución y tiendas físicas, el negocio para los primeros (fabricantes y mayoristas) es la multiplicación de canales de venta, y para el segundo (tienda online), el margen entre el precio que ofrece el mayorista y el precio al que se vende el producto al cliente final.

Dicho todo esto, habrá quien en distintos sectores, como, por ejemplo, el retail, se pregunte si esta tendencia podría afectar a los procesos de distribución y venta actuales y de qué forma. Por una parte, todo apunta a que, en retail, el modelo de venta se está desplazando hacia el entorno online, como ya señalábamos recientemente, y que el éxito de este proceso radica en la multiplicación de canales, algo a lo que podría contribuir muy positivamente el dropshipping, al facilitar el surgimiento de webs especializadas en venta online para distintos productos. Al apostar por esta forma de venta, las marcas y distribuidores encontrarán nuevos canales a través de los cuales ofrecer sus productos y aumentar las posibilidades de venta.

En el otro extremo, se adivinan algunas desventajas como la pérdida de control de marcas, fabricantes y/o  distribuidores sobre la experiencia de compra en esos canales externos construidos con la filosofía del dropshipping. ¿Cómo asegurar que el proceso de venta se realizará con fluidez? ¿O que el producto llegará a manos del comprador en las condiciones deseadas? ¿Y si no lo hiciera, quién saldría más perjudicado: la imagen y confianza hacia el site de compra, o la imagen de marca del producto?

Como ocurre con toda nueva tendencia, mientras se sitúe en la curva de crecimiento, dará lugar a variaciones de la idea original y tarde o temprano llevará al mercado a un cierto grado de saturación. Al ocurrir esto, el aumento de la competencia abrirá el camino, por una parte, a la especialización ,y por otra, a la selección, de modo que, al final, sólo queden en pie los actores con más recursos y que mejor servicio ofrezcan tanto a fabricantes y distribuidores, como al consumidor final. En ese proceso, las webs  de dropshipping tendrán que responder a múltiples retos, y entre ellos se encuentran, con seguridad, los aquí planteados.

Y para hacerlo con éxito, tendrán que contar con tecnología de comercio electrónico fiable, así como de procesos de información y comunicación sólidos. Sólo así, responderán a la mayor necesidad existente en el comercio electrónico: la confianza.

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Customer Centric Processes
 
El sector bancario vive una transformación profunda y estructural impulsada por...
 
Hoy en día, la innovación sigue siendo uno de los grandes...
 
La filosofía Do It Yourself, DIY o «hazlo tú mismo» traspasa...
 
El email marketing sigue siendo una potente herramienta de comunicación pero...
 
Durante 2015 los temas con más repercusión en el blog de...
 
La reputación online de una empresa es parte de su identidad...