ITRationalizing IT
No sólo las aplicaciones viven en la nube
28 enero, 2015

No sólo las aplicaciones viven en la nube

La nube llegó para quedarse. Pero sin duda, no para quedarse quieta. Todos conocemos ya, e incluso muchos utilizamos aplicaciones Online de pago por uso. Existen un sinfín de aplicaciones en el concepto de Software como Servicio o SaaS como las soluciones de CRM, de gestión de recursos humanos, de gestión de redes sociales, las suites ofimáticas online de Google o Microsoft, videoconferencia como Lync, Skype o GoToMeeting, de colaboración y gestión documental, como Microsoft Sharepoint Online… Incluso ha llegado últimamente a la nube algo que muchos escépticos daban como imposible: las soluciones ERP Online.

Sin embargo, hay otras tecnologías en la nube que están cambiando de forma definitiva el mundo de las Tics, impactando ya no sólo a los usuarios finales sino a arquitectos de sistemas, desarrolladores, departamentos de TI o proveedores de servicios. Nos referimos a las Infraestructuras como servicio, conocidas también como IaaS.

En el sector de las tecnologías se han destacado desde un inicio las ventajas de “subirse a la nube”, centrándolas fundamentalmente en las ventajas de la consolidación y la reducción de costes. Desde luego, la reducción de los costes de TI siguen siendo un importante beneficio, pero cada vez están más claras otras ventajas como la alta disponibilidad, la flexibilidad o la escalabilidad. Todo ello está haciendo de cada vez más y más compañías estén evaluando cómo obtener las máximas ventajas de las tecnolgías Cloud.

La rapidez de adopción es crítica, además, en el momento de elegir la tecnología a implantar y con la velocidad a la que avanza la tecnología es fundamental una puesta en producción ultrarápida, no son admisibles plazos de meses para ponerlas en marcha, o podríamos vernos fácilmente en la paradoja de encontrarnos con una tecnología ya superada en el momento de poder utilizarla.

Plataformas como Microsoft Azure son de inmediata puesta en funcionamiento y no requieren conocer en el mejor de los casos, debiendo de predecir en la mayoría de ellos, la carga a la que nuestras soluciones se verán sometidas . Ofrecen también una amplia gama de funciones y servicios de infraestructuras, incluyendo hosting de aplicaciones, almacenamiento, conectividad, gestión de accesos y securización y muchas más, que aportan un gran valor de negocio con enorme facilidad. No en vano Microsoft Azure es mencionado en el último Cuadrante Mágico de Gartner como el nuevo foco de atención en servicios Cloud y de Infraestructuras.

Las soluciones de IaaS como Azure, tal y como mencionábamos, ofrecen:

COSTES

–          Pago por uso muy económico

–          No hay inversión inicial, no es necesario adquirir ningún servidor o infraestructura asociada

–          Flexible. Los servicios que no se utilizan se pueden “parar” y –por tanto- dejar de pagar hasta que se reactiven. Permite incluso configurar un servidor para que no funcione en horas nocturnas, sin ningún problema.

–          Ahorro en consumo eléctrico.

–          Ahorro en costes de mantenimiento y personal dedicado

 SEGURIDAD Y DISPONIBILIDAD

–          Azure y plataformas similares funcionan a través de SLA’s (Contratos de nivel de servicio), lo que permite ajustar la necesidad de Alta Disponibilidad a las necesidades reales de la empresa.

–          Una disponibilidad que baje del 99’9%, por ejemplo, tiene una penalización para el proveedor, que debe pagar / descontar la suma acordada por contrato.

ELASTICIDAD

–          Ya no es necesario conocer de antemano la carga ni el grado de adopción que va a tener la solución a implantar, el dimensionamiento podrá variar en base a la demanda que exista de la solución una vez implantada. Por tanto, se reducen al mínimo los riesgos de una inversión fallida o de que la adopción por parte de los usuarios no sea la esperada. Tan fácil es su despliegue como la marcha atrás del proyecto.

–          Microsoft Azure no sólo es una gran opción, sino que permite crear infraestructuras totalmente híbridas, conectando, por ejemplo, Azure con los CPD del cliente, funcionando como una extensión de la misma

–          Otro aspecto novedoso es la capacidad de Azure como extensión automática de los sistemas del cliente. Pongamos por ejemplo una empresa con grandes picos de carga de trabajo por temas de estacionalidad. Azure puede funcionar de forma automática para absorber esos “picos” de carga cuando sean necesarios pagando solo la infraestructura durante la duración de estos picos.

–          Despliegues de servidores y soluciones completas de Microsoft mucho más rápidos, con la posibilidad de auto-aprovisionarse tanto de plantillas de soluciones Microsoft ya existentes como la posibilidad de creación de plantillas propias.

 MONITORIZACIÓN

–          Por último, las funciones de visibilidad y capacidad de monitorización del sistema con Azure vienen automáticamente desplegadas con el mismo, si necesidad de que el cliente (como sucede con los servidores o CPDs “On Premise”) deba adquirir y desplegar soluciones con este propósito.

No hay duda de que las soluciones IaaS están llevando a cabo una evolución vertiginosa, y que cualquier empresa que desee ahorrar costes, recursos y disponer de unas infraestructuras avanzadas, flexibles y de alta disponibilidad, tiene en Microsoft Azure una gran opción.

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

IT
 
En la sociedad de la información, uno de los mayores activos...
 
La colaboración entre empleados es un factor clave para el éxito...
 
Seguramente hayas escuchado el término CRM más de una vez, pero...
 
En plena explosión del Big Data y del cloud, la seguridad...
 
Hoy en día, la mayoría de las organizaciones dispone de herramientas...
 
El email supone una de las mayores fuentes de información en...