IT
modas en tecnología
5 junio, 2014

Las modas en tecnología: los Ciclos Hypes

En los últimos años se ha hecho hueco en el vocabulario del marketing de distintas industrias, sobre todo las tecnológicas, un concepto nuevo: los Hype.  Con este nombre se denomina a aquellos movimientos mediáticos o tendencias que ensalzan una tecnología o innovación cuando está en su fase de lanzamiento, o incluso antes, preconizando que va a ser revolucionaria o va a suponer un antes y un después, generando así una gran expectativa en determinados segmentos del mercado muy sensibles a estos estímulos y empujando así su demanda. Pero ¿quién creó este concepto? ¿cómo se reconocen los hypes? ¿qué ciclos de vida siguen? Y, finalmente, ¿cuántos de los llamados hypes se quedan en nada?

Es difícil determinar la fecha en que se empezó a utilizar este concepto de forma más o menos genérica, sobre todo en foros de internet y en redes sociales, y habría que remontarse a mediados de los años 2000. Sin embargo, el origen real se encuentra en una teoría, la de los Hype Cycles, o ciclos de explotación, formulada por la consultora Gartner en 1995 para describir y “caracterizar el entusiasmo sobredimensionado y la subsiguiente decepción que ocurre habitualmente en la introducción de nuevas tecnologías” (Wikipedia).

Para Gartner, algunos productos innovadores de sectores como el tecnológico siguen una curva muy característica al ser lanzados al mercado y en su posterior evolución hasta su madurez. En una primera fase, la de lanzamiento, el nuevo producto es anunciado y la información de su potencial es difundida por un público muy reducido pero gran capacidad de influencia social y mediática. Es el momento en el que una tecnología es adoptada por usuarios avanzados a modo de prueba y estos se convierten en portavoces de sus bondades generando, a menudo, una burbuja alrededor de dicho producto.

En una segunda fase, y tras haberse creado una considerable expectativa sobre los parabienes que traerá la innovación anunciada, esta llega al gran público de forma masiva. A partir de ahí, suele desinflarse la burbuja, al recibirse las primeras críticas y generar las primeras frustraciones entre los usuarios, sobre todo los de perfil bajo. Es el “pico de expectativas sobredimensionadas”. Como consecuencia, en el llamado “abismo de desilusión”, los medios acaban perdiendo el interés por el producto innovador y su uso es abandonado por buena parte de la primera oleada de usuarios.

Seguidamente, a medida que el uso de dicha innovación se consolida en determinados nichos, se da paso a una segunda oleada de usuarios, más avanzados, que tienen una idea más realista de las posibilidades que ofrece la innovación y empiezan a adivinar cómo adaptarla para que responda a sus necesidades, normalmente muy específicas y acotadas. Es la primera fase de maduración, llamada “rampa de consolidación”, y que suele llevar a la creación de estándares y mejores prácticas, aunque todavía sea un periodo trufado de pruebas y errores.

Finalmente, se llega a la “meseta de productividad”, en la que las industrias y segmentos de usuarios han llegado a datos concluyentes sobre las posibilidades de una innovación o producto y pueden extraer de él todo su potencial. Al llegar a esta fase, la innovación se vuelve estable y se asienta en el uso.

Ahora bien, no todas las innovaciones que fueron hypes al inicio, consiguen recorrer todos estos ciclos. Son muchas las que se quedan por el camino. Baste recordar, en el entorno de internet, la expectativa levantada por Second Life, que después de un periodo en alza cayó estrepitosamente en el uso, hasta llegar a lo residual; o Google Wave, un entorno online creado por Google con enormes expectativas que nunca llegó a la fase de uso masivo por la falta de aceptación entre el gran público.

Otras innovaciones, sin embargo, han ido cubriendo los ciclos hasta consolidarse: desde el correo electrónico, hasta internet en sí mismo, pasando por las redes sociales en sus distintas manifestaciones, o las apps móviles, que ya están en clara fase de consolidación. Queda por ver qué sucederá con los últimos hypes en el entorno tecnológico y 2.0, como el cacareado Big Data, o entornos como el Cloud computing, la nube, que ya ha entrado en su fase de madurez y ha dado paso a nuevos ciclos como el Paas (platform as a service), Saas (software as a service) y Iaas (infraestructura as a service).

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

IT
 
La supervivencia de las empresas en un entorno altamente versátil y...
 
En la sociedad de la información, uno de los mayores activos...
 
La colaboración entre empleados es un factor clave para el éxito...
 
El desarrollo de la inteligencia artificial está haciendo resurgir el viejo...
 
Seguramente hayas escuchado el término CRM más de una vez, pero...
 
En plena explosión del Big Data y del cloud, la seguridad...