Business Managers
transformación digital
14 junio, 2016

Ingredientes básicos de la transformación digital: liderazgo, innovación y orientación al cliente

Según el informe Digital Transformation In The Age Of The Customer de Forrester, tan solo un 5% de las organizaciones creen dominar el entorno empresarial hasta el punto de lograr una diferenciación con respecto a sus competidores. Es decir, la transformación digital sigue siendo el gran desafío para las compañías. El desarrollo de estos procesos se asienta sobre una serie de pilares entre los que destacan el liderazgo, la innovación y la orientación al cliente.

El liderazgo reside en los equipos directivos, encargados de transmitir los valores de la empresa a todos los profesionales que forman parte de ella. En el caso de la innovación se requiere una capacidad para crear algo novedoso, original y diferente a lo que existe en el mercado. Y, por último, la orientación al cliente, que exige una completa reconversión para ponerse al servicio del consumidor, responsable final del éxito de una empresa.

Liderazgo

Hoy en día, la velocidad del entorno empresarial impone cambios en los procesos de toma de decisiones primando rapidez y precisión. Sin embargo, no todas las empresas se transforman al mismo ritmo. Según un informe sobre madurez digital de las empresas españolas realizado por Prodware, casi un 30% de los equipos directivos está poco o nada implicado en los procesos de transformación digital frente a un 38% que afirma tener una implicación muy alta.

Casi un 30% de los equipos directivos está poco o nada implicado en los procesos de transformación digital.

Estos datos reflejan la necesidad de renovar el estilo de liderazgo para adaptarlo a las características del nuevo entorno empresarial. La persona encargada de dirigir esta transformación digital deberá poseer un perfil transversal y caracterizarse por estar abierta a un aprendizaje continuo.

Su principal responsabilidad será potenciar el desarrollo de uno de los pilares de la empresa, sus profesionales. Es decir, debe trabajar para fomentar la participación y el crecimiento de todo su equipo. Así podrán explorar sus habilidades al tiempo que aprenden la complejidad del entorno y colaboran en mejorar la organización.

Innovación

En este contexto, surge una tendencia hacia la descentralización del proceso de toma de decisión, algo que lleva implícito una mayor autonomía, implicación y compromiso por parte del empleado. Gracias al uso de soluciones de inteligencia de negocio, como el análisis de Big Data, la analítica predictiva o las herramientas de inteligencia de negocio (BI) es posible llevar a cabo una toma de decisiones más inteligente y basada en datos y estrategias.

Como vemos, la innovación debe extenderse a todos los departamentos de la compañía. Asimismo, va a exigir modificar los procesos internos para lograr una mayor agilidad y flexibilidad de negocio. ¿El objetivo?, adaptar la empresa a las diversas circunstancias que se vayan produciendo a tiempo real.

Para alcanzar un nivel de madurez digital óptimo dentro de la empresa, es necesario desarrollar nuevos modelos de negocio que combinen las nuevas capacidades de los jóvenes con la experiencia y los conocimientos de los más experimentados. Introducir una cultura de ensayo y error permitirá continuar innovando en la empresa.

Orientación al cliente

Adquirir una visión de cliente como centro de la estrategia forma parte de este cambio del modelo de negocio. En la era del consumidor, transformar la experiencia de cliente es un elemento clave para posicionarse en los primeros puestos con respecto a la competencia. No se trata de otra cosa que de situar al cliente en el centro de la estrategia empresarial.

Solo un 10% de las empresas ofrece experiencias digitales personalizadas.

Ofrecer experiencias personalizadas, segmentar campañas según criterios demográficos y de comportamiento y desarrollar proyectos diferenciados para cada perfil… La teoría resulta fácil de asimilar, pues la mayoría de las empresas son conscientes de la necesidad de introducir cambios en su relación con los clientes. Sin embargo, solo un 10% de las encuestadas ofrece experiencias digitales personalizadas, según el informe de madurez digital.

 

Innovar en la experiencia de cliente no solo permitirá mejorar las ventas, sino que repercutirá de forma positiva en la reputación de la compañía y en la imagen de marca aportando un valor añadido. Aplicar la tecnología a los procesos de innovación, liderazgo y orientación al cliente aportará una ventaja competitiva a la empresa para colocarse a la cabeza en los procesos de transformación digital.

Sobre el autor

Prodware Marketing

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Business Managers
 
Tener un acceso permanente e instantáneo a cualquier tipo de contenidos...
 
Parece que la inteligencia artificial es sólo cosa de grandes corporaciones....
 
Ocho meses pueden parecer un plazo aún muy amplio. Pero, debido...
 
Desde el próximo 25 de mayo de 2018, todas las organizaciones...
 
Estos son las cuatro grandes ventajas de las que se beneficiará...