AutomociónITRationalizing IT
seguridad coches conectados
18 marzo, 2015

El problema de la seguridad en los coches conectados

Comenzamos con un dato al que ya hicimos referencia en un post anterior: Gartner prevé que para 2020 haya 250 millones vehículos conectados.

A pesar de que las ventajas del coche conectado son múltiples, como la mejora de la seguridad, también en la otra cara de la moneda, nos encontramos con diferentes estudios que ponen de manifiesto el riesgo torno a la seguridad que implican los coches conectados. A medida que se va generalizando el Internet de las Cosas, donde cada vez existen más objetos conectados, van surgiendo nuevos agujeros de seguridad que son aprovechados por los ciberdelicuentes. En el caso de los coches, los hackers comienzan a poner en el punto de mira la información que “viaja” entre los servidores del fabricante del vehículo, pudiendo obtener datos en torno a la conducción y funcionamiento del coche.

Pese a este riesgo que es más que potencial, los fabricantes de coches no están preparados para afrontar este problema ni disponen de medidas de seguridad tal y como apunta el informe elaborado por el equipo del senador Edward Markey. Este estudio está basado en datos recogidos de 16 fabricantes de coches (BMW, Chrysler, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Jaguar Land Rover, Mazda, Mercedes-Benz, Mitsubishi, Nissan, Porsche, Subaru, Toyota, Volkswagen y Volvo). Es más, solamente dos de los fabricantes consultados tenían la capacidad de detectar o responder de manera efectiva a una infiltración de la información. De hecho, en torno al 100% de los vehículos del mercado incluyen tecnologías inalámbricas que les hacen vulnerables a sufrir un ciberataque.

Los hackers pueden beneficiarse de la información que se transmite y robar datos personales o hasta tomar el control del vehículo, hacerlos acelerar o frenar por ejemplo.

¿Cómo podrían acceder los hackers a nuestro vehículo? Pues las opciones van desde conexiones Bluetooth a un virus en un Smartphone Android que esté conectado al vehículo.

Pero el informe va más allá considerando que los fabricantes de vehículos no tuvieron en cuenta las consideraciones en torno a la vulnerabilidad de los vehículos que pusieron en evidencia dos estudios anteriores de 2013 y 2014.

Un ejemplo reciente que pone de manifiesto el agujero de seguridad de los coches conectados es BMW quien admitió que existía un fallo en los sistemas de transmisión de datos de sus coches. Fue la Asociación Alemana de Automóviles (ADAC) quien alertó de que los modelos de vehículos de BMW con el sistema ConnectedDrive, eran vulnerables a un ataque que permitiría  incluso abrir el vehículo. Sin embargo, el fabricante solventó el problema de seguridad mediante la actualización del sistema ConnectedDrive.

Por lo tanto, es necesario que los fabricantes de vehículos tomen conciencia del riesgo más que potencial que existe en materia de seguridad y haga necesario disponer de unas medidas de seguridad claras y sólidas que aseguren y protejan no sólo los datos personales de los conductores, sino también la seguridad del propio vehículo.

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

IT
 
En la era de la información, gestionar las comunicaciones internas y...
 
Planificar la transición de la empresa hacia un entorno móvil se...
 
La transformación digital implica grandes desafíos en el ámbito de la...
 
Sistemas y dispositivos evolucionan a un ritmo febril desafiando nuestra capacidad...
 
El marketing evoluciona a pasos de gigante hasta convertirse en una...
 
Medidas sofisticadas de seguridad informática como el cifrado empiezan a utilizarse...