IT
cloud-portada
29 febrero, 2016

El ERP y la nube, un matrimonio inevitable

Sistemas y dispositivos evolucionan a un ritmo febril desafiando nuestra capacidad de adaptación. La tecnología es una aliada perfecta para hacer frente a las nuevas exigencias. En este contexto, la unión entre el ERP y la nube es un paso lógico en nuestro camino.

Hace menos de diez años que nacía la primera generación de IPhone y transformaba la telefonía para siempre. Hace solo un año, el 90% de las empresas británicas ya utilizaban al menos un servicio en la nube. Son sólo dos ejemplos de la velocidad evolutiva a la que debemos hacer frente.

En el mundo empresarial, nos movemos de los sistemas de control a los de inteligencia. Contar con un ERP potente es indispensable a la hora de controlar procesos, realizar análisis y ejecutar mejoras para adaptarse a los cambios del mercado. Pero esto ya no es suficiente. La multilocalización exige un acceso a la información desde cualquier lugar y dispositivo.

La solución: sistemas ERP en la nube

Con el tiempo, las herramientas ERP han sufrido un notable cambio debido al aumento de los volúmenes de información y al dominio de internet y el comercio electrónico, que pone el foco sobre los clientes y sus interacciones. La evolución de estos sistemas podría resumirse de la siguiente manera:
ERP y Nube
En la actualidad, los departamentos administrativos y comerciales consumen el 30% de su tiempo en realizar informes, en total 1,5 jornadas a la semana. Automatizar los procesos y desarrollar nuevas funcionalidades de movilidad ahorraría miles de euros anuales.

El futuro es ahora

La mejora de la conectividad y la seguridad ha evolucionado hasta convertirse en una gran ventaja respecto a los sistemas anteriores. El ERP en la nube aporta una mayor fiabilidad ya que la existencia de múltiples equipos (redundancia de recursos de IT) permite sobreponerse a las caídas de los servidores.

La mejora del rendimiento del sistema y la accesibilidad son otras de las ventajas. Además, se reducen los tiempos de implementación gracias al despliegue de roll-out y la definición de los procesos en la propia nube.

Por otro lado, los proveedores mantienen actualizados los servidores para que la empresa pueda centrarse en su negocio. En este sentido, también es posible gestionar los costes de hardware aumentando o disminuyendo los recursos.

Como ves, el matrimonio entre el ERP y la nube integra diferentes funcionalidades que permiten anticiparnos a las necesidades del cliente. Amazon, que acorta los tiempos de entrega al enviar las compras antes de que se realicen, es un ejemplo de ello. Otro sería el sistema de mantenimiento de fábrica que predice posibles paradas por fallos de maquinaria.

Sobre el autor

Solution Architect en Prodware España. Javier es ingeniero superior en Electrónica y diplomado en Física. Está especializado en la gestión de proyectos de software, así como en inteligencia empresarial, analítica de negocio y computación en la nube. Ha desarrollado su carrera profesional en Prodware, donde trabaja desde el año 2005 como arquitecto de soluciones.

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

IT
 
En la sociedad de la información, uno de los mayores activos...
 
La colaboración entre empleados es un factor clave para el éxito...
 
Seguramente hayas escuchado el término CRM más de una vez, pero...
 
En plena explosión del Big Data y del cloud, la seguridad...
 
Hoy en día, la mayoría de las organizaciones dispone de herramientas...
 
El email supone una de las mayores fuentes de información en...