Business ManagersCOMERCIO Y DISTRIBUCIÓN
Convierte el configurador de producto en pieza central de tu negocio
7 marzo, 2016

Convierte el configurador de producto en pieza central de tu negocio

Crear unas zapatillas personalizadas combinando un tipo de suela y de plantilla, un estampado, el color de los cordones… Planificar el nuevo coche eligiendo la tapicería, el motor, el color de las manillas o el equipamiento tecnológico.

El consumidor actual quiere diseñar sus propios productos, visualizar el resultado final y obtener un presupuesto al momento y desde casa. La respuesta a estas exigencias son los configuradores de producto, que se vuelven indispensables para aquellas empresas que producen artículos claramente configurables. La industria de la moda o la automoción, la fabricación de mobiliario o la informática serían algunos de estos ejemplos.

Los configuradores garantizan la satisfacción del consumidor, que diseña sus propios productos de acuerdo a sus gustos y necesidades. Así se incrementa la fidelidad de marca y la retención de clientes. Además, se racionaliza el stock gracias a la fabricación a medida y se ahorra en costes al reducir el número de referencias.

Planifica todas las combinaciones válidas

Para que el cliente pueda diseñar sus propios productos es necesario disponer de herramientas de configuración que respondan a una doble vertiente: comercial e industrial. Ambas deben estar perfectamente conectadas para que el pedido se gestione directamente en fábrica una vez que el consumidor elige las opciones.

En cuanto al aspecto industrial, la implantación de un configurador de productos requiere una modularización previa que incluya una amplia combinación de posibilidades. En este paso es necesario identificar incompatibilidades, condiciones y restricciones aplicables durante el proceso selección.

Por otro lado, los configuradores permiten calcular el precio del producto según las opciones elegidas y añadir otras adicionales que incrementan los costes. Además, informan sobre la fecha de entrega del producto en función del diseño final. Para todo ello, es necesario conectar el configurador con el resto de sistemas de gestión de la empresa.

Implica a todos los departamentos de tu empresa

El uso de un configurador de productos simplifica los procesos de diseño e ingeniería y sirve de integrador entre todos los departamentos de la empresa:

  • Comercial: el cliente introduce directamente el pedido desde un entorno web.
  • Ingeniería y diseño: generación automática de listas de materiales y rutas de producción modulares según la selección del cliente.
  • Producción: se fabrica el producto de acuerdo a las especificaciones del cliente.

Para garantizar que el resultado final sea el esperado por el cliente, la coordinación interdepartamental debe ser máxima. Esto significa cuidar la comunicación de los procesos de fabricación para que todos compartan información única y actualizada con respecto a fechas de entrega, disponibilidad de materiales, características del producto, precio o promociones.

El configurador se convierte en pieza central sobre la que giran estrategia y procesos. Para que funcione, resulta esencial un apoyo tecnológico de doble cara adaptado a las necesidades de cada negocio. Por un lado, el configurador debe integrarse en un sistema ERP que favorezca el flujo de información entre procesos y departamentos. De cara al cliente, las mejores herramientas ofrecen una navegación sencilla con instrucciones claras y buena visualización del producto.

Sobre el autor

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Business Managers
 
La carrera hacia la internacionalización suele plantear muchas dudas e incertidumbres...
 
Hoy en día, son muchas las organizaciones que aspiran a crear...
 
Existen muchos tipos de liderazgo: autocrático, participativo, comunicativo y motivador… No...
 
Los ritmos de innovación y desarrollo actuales exigen a las compañías...
 
La filosofía Do It Yourself, DIY o «hazlo tú mismo» traspasa...
 
En un mundo cada vez más abierto, muchas empresas deciden dar...