Business InsightsOperaciones
2 septiembre, 2011

5 señales que indican que puede ser el momento para un nuevo sistema de gestión de almacenes

¿Ha llegado el momento de actualizar el Sistema de Gestión de Almacén (SGA)?

No es una pregunta fácil de responder. Aquellos que trabajan con sistemas antiguos, cuyas prestaciones pueden fluctuar entre la lentitud y lo doloroso, les puede costar poco saltar de la silla y gritar “Si, ha llegado el momento”, no obstante, siendo pragmáticos, nuestra experiencia nos muestra que las inversiones en nuevas tecnologías en los almacenes se sitúan habitualmente en la cola de los proyectos a financiar.

En otras palabras, incluso cuando todos los síntomas indican que es el momento de actualizar, hay condicionantes, prioridades, circunstancias que determinan simplemente que “no es el momento de actualizar”.

Con el objetivo de ayudar a superar las objeciones, reflexionamos sobre cinco situaciones en las que se denota una clara necesidad de cambio en el almacén:

 

1. Los clientes piden inmediatez

Los clientes nos someten a plazos de suministro cada vez más exigentes, no quieren esperar mucho tiempo por sus pedidos. Esto significa que el SGA debe soportar velocidad en la gestión del pedido, en algunos casos incluso replanificando las actividades del almacén, garantizando obviamente la precisión. Si hacemos una pausa por un momento, y reflexionamos de qué forma estamos abordando ahora el suministro de pedidos inmediatos, quizás encontremos el primer signo de que es el momento de un nuevo SGA.

2. Crecen las reclamaciones de los clientes

La rentabilidad de una compañía depende en buen grado de su capacidad para servir y retener a sus clientes, y hacerlo de forma eficiente es casi imposible si estos clientes están reclamando errores que se están produciendo con sus pedidos. Si el actual SGA está causando una plaga de imprecisiones en sus entregas, y representa un riesgo para la rentabilidad, esto puede ser un momento ideal para incrementar el presupuesto de inversiones en el almacén.

3. Los errores están exigiendo demasiado tiempo para su corrección

Incluso con la mejor y más alta tecnología SGA, el error humano siempre encuentra una forma de introducirse en el sistema. El problema no es necesariamente el error ocasional, sino más bien la incapacidad para descubrir y corregir el error ocasional en tiempo real. Un sistema de gestión de almacenes debe poder reaccionar en tiempo real a los errores inesperados, corregirlos de inmediato, y poner en marcha un plan para hacer frente al error. Los clientes buscan la seguridad de que no se van a producir errores. Pero, de forma más importante, y realista, buscan la seguridad de que si los errores se producen, estos se encuentran y se corrigen de inmediato, antes de que un error se transforme en un problema.

4. El tamaño de su almacén no deja de crecer

Al igual que la inexactitud del pedido puede tener un impacto directo y negativo en la rentabilidad de una compañía, un almacén sobredimensionado puede tener un efecto devastador en los costes indirectos.

Las compañías que se alinean con las mejores prácticas “lean” intentan acercar al máximo a sus clientes el inventario físico, y la manera de lograrlo es mediante la atomización del inventario, en múltiples localizaciones, más pequeñas cada una de ellas y con menos nivel de
stock.

Por supuesto, el riesgo de que este modelo es el de no tener suficiente producto para satisfacer la demanda de los clientes en cualquiera de estos sitios más pequeños. Afortunadamente, una alta tecnología SGA proporciona la visibilidad en tiempo real de todo el contexto, desde procesos a inventario, que le permiten tanto prever como satisfacer la demanda.

5. Hay un presupuesto

Michael Koploy, Analista de Software ERP de Software Advice, escribe en su “Informe de Tendencias de Mercado 2011” publicado en Warehouse Management Systems “una mejora de la economía está dando a los compradores la confianza para hacer frente a mejoras de la logística que eran aplazadas eternamente. Las empresas tendrán pronto la capacidad financiera, ya sea para actualizar sus sistemas  obsoletos, o bien invertir en software de sistemas de gestión de almacenes por primera vez.

Aunque lo cierto es que el almacén puede ser el último en la línea de financiación, esta posición podría avanzar de manera significativa, en parte, debido a la capacidad de un SGA para superar algunos de los retos que hemos mencionado más arriba

Si ya se dispone de presupuesto para SGA, a por él, a lanzarse por el proyecto, es un muy buen momento porque ahora la oferta es amplia y competitiva. Si todavía no se ha asignado un presupuesto al proyecto, este puede ser un momento excepcional para asegurar el éxito cuando llegue el momento, realizando las investigaciones y definiciones necesarias respecto al SGA, y preparando el oportuno Business Case, de manera que se estará preparado para actuar en el momento en que llegue la financiación.

 

Joan Carles Sanjurjo

Sobre el autor

Prodware Marketing

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

Operaciones
 
El día de los enamorados es una fecha marcada en el...
 
Los servicios de mantenimiento y atención al cliente con equipos desplazados,...
 
La transformación digital de la industria está revolucionando los procesos de...
 
La progresiva modernización de los procesos industriales exige a las empresas...
 
El desarrollo tecnológico genera cada vez más expectativas en el consumidor....
 
Para las empresas de industria y fabricación, que dedican parte de...