Business InsightsIT
business intelligence
21 abril, 2015

5 mitos en torno al Business Intelligence

Cuando se acuñó por primera vez el término de Business Intelligence (BI), allá por 1958 (Hans Peter Luhn, IBM), el concepto sonaba más a ciencia ficción que a realidad: se trataba, como ahora de construir herramientas y elaborar procesos para captar información y ponerla a disposición de la empresa para orientar su estrategia, pero los recursos tecnológicos eran aún muy limitados . Después de medio siglo, sin embargo, BI es un asunto clave, y de plena actualidad, y los avances tecnológicos han hecho de este concepto, una realidad cada vez más extendida en las empresas.

De hecho, se ha generalizado tanto, que todo es calificado de Business intelligence, aunque en realidad, se trate de otra cuestión, y el término está rodeado de multitud de mitos y expectativas con poca o ninguna base. Por este motivo, no es baladí repasar este concepto y aclarar no sólo lo que significa, sino sobre todo, para qué sirve, a quién se dirige y cuáles son sus beneficios, como indica Qlik, consultora especializada en este campo, en un reciente artículo. Con ello, no sólo se clarifica el significado de BI, sino que se le despoja de toda mitificación y exageraciones, que actúan a menudo de freno a la hora de adoptar e implantar este tipo de tecnología en la empresa.

Mito 1: el BI no es para todos en la empresa

Con frecuencia se considera que las herramientas de BI sólo pueden servir a los niveles de mando más elevados en la empresa, los que toman las decisiones más importantes. Sin embargo, esta es una visión limitada ya que todos en una empresa han de tomar decisiones a diario y para ello, es importante contar con toda la información disponibilidad. Limitar el uso de herramientas de BI a unos pocos reduce sus posibilidades; cada uno, en su nivel de responsabilidad, puede sacarle provecho y beneficiar así a la empresa.

Asimismo, se tiende a considerar que las herramientas de BI solo deben estar accesibles a aquellos profesionales con mayor capacitación técnica. Sin embargo, las herramientas de BI deben incorporar suficientes niveles de usabilidad como para ser usados por cualquiera en una organización, independientemente de su formación o especialización.

Mito 2: un solo modelo de BI puede servir para todos

A menudo, se deja en manos del departamento de IT la responsabilidad de configurar la herramienta de BI, de modo que, de acuerdo a unas directrices llegadas de los niveles de mando, se programa para que refleje una serie de datos, y sólo esos. Sin embargo, es posible que no sea útil a todos por igual o no resulte práctica para todo. Por este motivo, sería recomendable que no se acotaran demasiado los parámetros y modelos programados en la herramienta, de modo que pueda personalizarse su uso, y ofrecer así el máximo de posibilidades para todos.

 Mito 3: la velocidad no importa

En ocasiones, la implantación de una herramienta de BI se realiza sin tener en cuenta la capacidad tecnológica de la organización y esto resulta en una ralentización en el uso de la misma. La lentitud en la obtención de datos resulta incómoda y acaba desembocando en el abandono. Por lo tanto, conviene contar con la estructura tecnológica necesaria para soportar herramientas de BI y que estas funcionen a una velocidad, al menos, aceptable. Sólo así será realmente útil, y sólo así, será utilizada.

Mito 4: la presentación es indiferente

Si queremos optimizar el uso de una herramienta de BI es necesario dar acceso a todos a la misma, y esto supone prepararla para que la forma en que ofrezca la información sea adecuada para todos. A la hora de elegir una herramienta de BI, por lo tanto, es clave tener en cuenta su usabilidad, y que sea fácil y entendible para todos. Del mismo modo, el modo en que estructura los informes y el nivel de interacción que permite con los mismos, es fundamental y debe tenerse en cuenta al seleccionar y adaptar un BI a nuestro negocio.

Mito 5: se nace sabiendo

Como en cualquier otra materia, el optimizar el uso de una herramienta de BI, requiere práctica, ya que esta es la que nos permitirá avanzar en el conocimiento de la misma. Pensar que una herramienta de BI dará todo su fruto pulsando a una tecla, es una ingenuidad habitual, pero peligrosa. Las organizaciones que implanten un BI deben asumir que su optimización requerirá un esfuerzo de formación y en la práctica, deberán concienciar a todos de la necesidad de usarla con frecuencia. A mayor uso, más provecho…

Sobre el autor

Prodware Marketing

El equipo de comunicación del departamento de marketing de Prodware

0 comentarios

No hay ningún comentario todavía

Se el primero en comentar Click aquí

IT
 
El correo corporativo es el principal canal de comunicación empresarial entre...
 
Todas las empresas, sin importar su tamaño, están expuestas a la...
 
En los últimos años hemos asistido a un avance imparable de...
 
Las pequeñas y medianas empresas están demostrando su capacidad de adaptación....
 
El incremento del número de ciberataques ha evidenciado la necesidad de...
 
Durante los últimos 20 años, se ha producido un gran cambio...